);

 Durante las siguientes décadas se estima que habrá un incremento en la población de adultos mayores y que la gente de 80 años o más se incrementará exponencialmente.fractura de cadera

A lo largo de la vida aproximadamente la mitad de las mujeres y un cuarto de los hombres sufrirá alguna fractura por fragilidad ósea, la mayoría secundario a una caída. Los pacientes de más de 60 años se encuentran en mayor riesgo pues tienen tendencia a caerse por situaciones como debilidad muscular, disminución en la visión, toma de medicamentos que ocasionan pérdida de equilibrio o mareo, y diferentes enfermedades asociadas que afectan su capacidad de coordinación. Entre las fracturas más comunes y al mismo tiempo más complicadas se encuentra la fractura de cadera, la cual tiene un alto riesgo de mortalidad y discapacidad residual.

Las fracturas de cadera en pacientes mayores de 60 años representan eventos catastróficos que usualmente llevan a consecuencias dramáticas como problemas en la marcha, limitaciones en las actividades de la vida diaria, y muerte. Las limitaciones físicas y psicológicas posteriores a la fractura, como disminución en la movilidad y disminución en la fuerza de las extremidades inferiores, alteración en el equilibrio, falta de confianza, temor a las caídas, impide que el 40% de los adultos mayores regresen a sus actividades diarias y vivan de forma independiente.fisioterapia_centro_dia_leganes

En estos pacientes la movilización temprana es un factor importante, porque el estado ambulatorio es un factor predictivo para mortalidad a un año después de la cirugía. El restaurar la movilidad es crucial para permitir al adulto mayor desplazarse dentro y fuera de la casa, mantener los niveles recomendados de actividad física, mantener la actividad social, y preservar su autonomía.

Al igual que un tratamiento quirúrgico temprano, las guías recomiendan un programa multidisciplinario de rehabilitación. Este programa empieza desde que se encuentra hospitalizado, durante la recuperación dentro del hospital después de la cirugía, continúa cuando se da de alta y se va a casa. Este programa tiene el potencial de maximizar la recuperación, mejorar la calidad de vida y mantener la independencia.

Los adultos mayores que son parte de un tratamiento multidisciplinario, con un modelo de rehabilitación bien estructurado tienen menos complicaciones, disminuyen su estancia hospitalaria, tienen mejor función, y logran una habilidad para la marcha igual a la previa a la cirugía.

Copyright by Dra. Lizbeth Espinoza 2019. Todos los derechos reservados.