);

Rehabilitación & Fisio

BLOG



07/Dic/2021

Esta forma de caminar, corresponde a una modificación del patrón normal de la marcha en el niño; se debe a una rotación anormal de la extremidad y que pudiera originarse desde la cadera, la pierna o el pie.torsion tibial

Esta alteración de la marcha es muy frecuente en los niños, y es importante determinar la causa; así por ejemplo, la rotación de la pierna por torsión a nivel de la cadera es una causa común de marcha con los pies hacia adentro entre los 3 y 4 años de edad que además  se incrementa entre los  5 y 6 años, se presenta de forma más frecuente en las  niñas y tiende a ser familiar; suele afectar ambas piernas, y resulta ser muy frecuente en  niños que tienden a sentarse en doble u.sentarse en w

Inicialmente los padres del niño se dan cuenta porque el niño se cae frecuentemente al  tropezarse con sus pies, sin embargo el problema no termina ahí, pues  de no corregirse, conforme el niño sea más grande desarrollará una rotación externa de la pierna (tibia) de forma compensatoria, y esta combinación de rotación de cadera y pierna llevará a una mala alineación que dará como resultado una inestabilidad en la rodilla y dolor como consecuencia en edades posteriores.

Por lo tanto se debe hacer una evaluación adecuada para determinar el sitio de la alteración y con ello ofrecer el tratamiento adecuado. Esta evaluación será multidisciplinaria, involucrando al equipo de traumatología y ortopedia pediátrica, así como al médico especialista en Medicina de Rehabilitación pediátrica

Si su hijo tiene este problema se sugiere acudir con su médico para una valoración completa, y un tratamiento oportuno, de esta forma evitará complicaciones futuras.


07/Dic/2021

La escoliosis se define como una curvatura lateral de la columna vertebral con un ángulo igual o mayor a 10° observado por radiografía. La escoliosis usualmente se desarrolla antes de la pubertad y lleva a una deformidad en 3 dimensiones.escoliosis

Las causas de la escoliosis no se han podido establecer de manera definitiva, las principales hipótesis incluyen factores genéticos, hormonales, óseos, alteraciones de tejido conectivo y del sistema nervioso autónomo. La escoliosis puede clasificarse de acuerdo a su causa, y de estas la idiopática (de causa desconocida) corresponde al 80% de los casos, ésta a su vez se divide en tres subgrupos de acuerdo a la edad de presentación: infantil, juvenil y del adolescente.

Dentro de los síntomas comúnmente presentados en la escoliosis se encuentra el dolor de espalda que puede estar presente entre el 60 y 80% de los casos. La alteración del mecanismo respiratorio es otro de los principales síntomas ocasionado por cambios en la pared torácica y la estructura de la columna. Dentro de estos cambios tenemos: la rotación de la columna y la distorsión en la pared torácica con alineación anormal de las costillas ambos afectando su elasticidad y tamaño.

Los grados de la curvatura y el potencial de incrementarse deben ser de prioridad antes del establecimiento del tratamiento, por lo que se deberá de tomar en cuenta factores como el pico de crecimiento del paciente, el tipo de curvatura (simple o doble) y la localización de la misma (lumbar, dorsal, cervical), además del sexo del paciente.

El tratamiento no quirúrgico en el manejo de la escoliosis idiopática en la práctica actual comprende una variedad de modalidades terapéuticas, que incluyen ortesis, ejercicios específicos para escoliosis y estimulación eléctrica. La cirugía se sugiere para pacientes con características muy específicas.

Algunos autores han demostrado que el ejercicio es el tratamiento conservador más efectivo. Los ejercicios específicos para escoliosis, proveen estimulación sensoriomotora y cinestésica, corrigiendo los patrones anormales de respiración presentados en la escoliosis,  ayudando al paciente a mantener la correcta postura en las actividades de la vida diaria. Algunos estudios han reportado que mejoran la alineación de la columna y la asimetría de las costillas, corrigen la postura y la mantienen a través de las diferentes actividades. Los ejercicios de fortalecimiento activan a los músculos que se corrigieron, mantienen la estabilidad de la columna y mejorar el balance muscular.

Por este motivo es importante que ante este padecimiento busque la valoración de su médico especialista en Rehabilitación, quien le solicitará los estudios correspondientes y determinará la mejor opción de tratamiento; y si la opción fuera la terapia física, le realizará un programa individualizado que mejorará su condición.


Copyright by Dra. Lizbeth Espinoza 2019. Todos los derechos reservados.