);

Rehabilitación & Fisio

BLOG



06/Dic/2021

La incidencia de la artritis reumatoide en el mundo va del 0.3 al 1.5% de la población, afecta a gente entre 30 y 50 años de edad, y es de dos a tres veces más frecuente en mujeres.

La artritis reumatoide se presenta como una inflamación de las articulaciones que frecuentemente inicia en las manos, se acompaña de sensación de rigidez por las mañanas, disminución de la fuerza muscular, y dolor en las articulaciones. El dolor es el factor determinante más importante que ocasiona discapacidad en la persona.diagram-showing-rheumatoid-arthritis-in-a-hand_1308-549

El tratamiento de la artritis reumatoide involucra alternativas farmacológicas, quirúrgicas y de rehabilitación. El programa de terapia física depende del estado funcional del paciente, edad, tiempo de evolución de la enfermedad y grado de daño al sistema músculo-esquelético. La rehabilitación en todas las etapas de la enfermedad disminuye su progresión y mejora la calidad de vida al disminuir el grado de discapacidad.

La intensidad del ejercicio debe ser controlada de forma constante y debe ajustarse a la actividad de la enfermedad, de esta manera se logra una mejoría sin exacerbar los síntomas propios del padecimiento. Durante las exacerbaciones los ejercicios se deben realizar en hospital o bajo una supervisión estricta del médico de Rehabilitación. Durante la etapa crónica, varias opciones terapéuticas pueden utilizarse, todas dirigidas a la disfunción y a las necesidades individuales de la persona, incluyendo la actividad profesional y actividades de ocio; es extremadamente importante enseñar a la persona cómo comportarse y realizar actividades de la vida diaria de forma segura para limitar las cargas excesivas.

La Rehabilitación debe implementarse tan pronto como sea posible después de que se haga el diagnóstico, con el objetivo de desacelerar el proceso de pérdida de movilidad articular, y reducción de la fuerza muscular, así como el desarrollo de deformidad. Si se encuentra ante este padecimiento, es importante una valoración por parte de su médico especialista en Rehabilitación quien le realizará un programa de terapia física de acuerdo a su condición actual, y establecerá objetivos específicos a corto, mediano y largo plazo en su tratamiento.

 


06/Dic/2021

 Durante las siguientes décadas se estima que habrá un incremento en la población de adultos mayores y que la gente de 80 años o más se incrementará exponencialmente.fractura de cadera

A lo largo de la vida aproximadamente la mitad de las mujeres y un cuarto de los hombres sufrirá alguna fractura por fragilidad ósea, la mayoría secundario a una caída. Los pacientes de más de 60 años se encuentran en mayor riesgo pues tienen tendencia a caerse por situaciones como debilidad muscular, disminución en la visión, toma de medicamentos que ocasionan pérdida de equilibrio o mareo, y diferentes enfermedades asociadas que afectan su capacidad de coordinación. Entre las fracturas más comunes y al mismo tiempo más complicadas se encuentra la fractura de cadera, la cual tiene un alto riesgo de mortalidad y discapacidad residual.

Las fracturas de cadera en pacientes mayores de 60 años representan eventos catastróficos que usualmente llevan a consecuencias dramáticas como problemas en la marcha, limitaciones en las actividades de la vida diaria, y muerte. Las limitaciones físicas y psicológicas posteriores a la fractura, como disminución en la movilidad y disminución en la fuerza de las extremidades inferiores, alteración en el equilibrio, falta de confianza, temor a las caídas, impide que el 40% de los adultos mayores regresen a sus actividades diarias y vivan de forma independiente.fisioterapia_centro_dia_leganes

En estos pacientes la movilización temprana es un factor importante, porque el estado ambulatorio es un factor predictivo para mortalidad a un año después de la cirugía. El restaurar la movilidad es crucial para permitir al adulto mayor desplazarse dentro y fuera de la casa, mantener los niveles recomendados de actividad física, mantener la actividad social, y preservar su autonomía.

Al igual que un tratamiento quirúrgico temprano, las guías recomiendan un programa multidisciplinario de rehabilitación. Este programa empieza desde que se encuentra hospitalizado, durante la recuperación dentro del hospital después de la cirugía, continúa cuando se da de alta y se va a casa. Este programa tiene el potencial de maximizar la recuperación, mejorar la calidad de vida y mantener la independencia.

Los adultos mayores que son parte de un tratamiento multidisciplinario, con un modelo de rehabilitación bien estructurado tienen menos complicaciones, disminuyen su estancia hospitalaria, tienen mejor función, y logran una habilidad para la marcha igual a la previa a la cirugía.


06/Dic/2021

La escoliosis se define como una curvatura lateral de la columna vertebral con un ángulo igual o mayor a 10° observado por radiografía. La escoliosis usualmente se desarrolla antes de la pubertad y lleva a una deformidad en 3 dimensiones.escoliosis

Las causas de la escoliosis no se han podido establecer de manera definitiva, las principales hipótesis incluyen factores genéticos, hormonales, óseos, alteraciones de tejido conectivo y del sistema nervioso autónomo. La escoliosis puede clasificarse de acuerdo a su causa, y de estas la idiopática (de causa desconocida) corresponde al 80% de los casos, ésta a su vez se divide en tres subgrupos de acuerdo a la edad de presentación: infantil, juvenil y del adolescente.

Dentro de los síntomas comúnmente presentados en la escoliosis se encuentra el dolor de espalda que puede estar presente entre el 60 y 80% de los casos. La alteración del mecanismo respiratorio es otro de los principales síntomas ocasionado por cambios en la pared torácica y la estructura de la columna. Dentro de estos cambios tenemos: la rotación de la columna y la distorsión en la pared torácica con alineación anormal de las costillas ambos afectando su elasticidad y tamaño.

Los grados de la curvatura y el potencial de incrementarse deben ser de prioridad antes del establecimiento del tratamiento, por lo que se deberá de tomar en cuenta factores como el pico de crecimiento del paciente, el tipo de curvatura (simple o doble) y la localización de la misma (lumbar, dorsal, cervical), además del sexo del paciente.

El tratamiento no quirúrgico en el manejo de la escoliosis idiopática en la práctica actual comprende una variedad de modalidades terapéuticas, que incluyen ortesis, ejercicios específicos para escoliosis y estimulación eléctrica. La cirugía se sugiere para pacientes con características muy específicas.

Algunos autores han demostrado que el ejercicio es el tratamiento conservador más efectivo. Los ejercicios específicos para escoliosis, proveen estimulación sensoriomotora y cinestésica, corrigiendo los patrones anormales de respiración presentados en la escoliosis,  ayudando al paciente a mantener la correcta postura en las actividades de la vida diaria. Algunos estudios han reportado que mejoran la alineación de la columna y la asimetría de las costillas, corrigen la postura y la mantienen a través de las diferentes actividades. Los ejercicios de fortalecimiento activan a los músculos que se corrigieron, mantienen la estabilidad de la columna y mejorar el balance muscular.

Por este motivo es importante que ante este padecimiento busque la valoración de su médico especialista en Rehabilitación, quien le solicitará los estudios correspondientes y determinará la mejor opción de tratamiento; y si la opción fuera la terapia física, le realizará un programa individualizado que mejorará su condición.


06/Dic/2021

hombro-doloroso-01

El dolor de hombro es la tercer causa más frecuente de alteraciones musculoesqueléticas reportadas dentro de la medicina general, y corresponde al 1% de las reportadas en el adulto mayor. Se estima que entre el 65-70% del dolor de hombro involucra al manguito rotador. En países como Estados Unidos, este padecimiento afecta por lo menos al 10% de la gente de más de 60 años, llegando a 5.7millones de personas

El manguito rotador está compuesto por 4 tendones que forman al hombro: supraespinoso, infraespinoso, redondo menor, y subescapularacromion

 

La lesión del manguito rotador se puede clasificar de acuerdo al mecanismo de lesión: agudo, crónico o una combinación de los dos. Una lesión aguda se define como aquella que involucra un traumatismo, y que aparece típicamente cuando no había habido historia previa de dolor de hombro. La lesión crónica ocurre por degeneración progresiva del tendón, que se desarrolla con el tiempo, y que involucra múltiples factores como sobreuso, falta de riego sanguíneo y otros factores fisiológicos como el consumo de tabaco, la obesidad, el aumento en el índice de masa corporal, niveles altos de colesterol en sangre, variaciones anatómicas (características que se salen de lo habitual), alteraciones biomecánicas por cambios en alguna de sus estructuras que pueden estar relacionadas con lesiones previas. La lesión crónica ocurre más frecuentemente entre la quinta y sexta década de la vida. En otras edades se encuentra en relación a las actividades laborales, recreativas o deportivas, por ejemplo, en trabajadores manuales que realizan actividades arriba de la cabeza y que involucran movimiento específicos y repetidos su incidencia puede llegar a ser del 18%.

Estudios recientes relacionados con la progresión de la lesión tendinosa del manguito rotador y su ruptura, al igual que los resultados del tratamiento quirúrgico y no quirúrgico han dado pie a proponer a la terapia física como alternativa inicial al tratamiento quirúrgico

El ejercicio tiene un efecto benéfico, relacionado con la influencia que tiene sobre la modulación del dolor, otorgando un efecto terapéutico en la estructura dañada, mejora la función muscular de las estructuras deficientes, y disminuir el miedo a la movilización de hombro. Por lo tanto, la terapia física es efectiva para disminuir el dolor, y mejorar la función del hombro.

Por lo tanto, si usted presenta un problema de este tipo es importante acudir a valoración por parte de su médico especialistas en Rehabilitación quien hará el diagnóstico preciso del tipo de lesión y le orientará sobre el pronóstico real de recuperación con terapia física, en ocasiones en combinación con medicamentos orales, para resolver su problema. En caso de requerir tratamiento quirúrgico, la terapia física está comprobado que representa un complemento al tratamiento tanto previo a la cirugía como posterior; cuando esta se lleva a cabo bajo supervisión de su médico, la posibilidad de mejoría es significativa.


06/Dic/2021

images gonartrosisLa osteoartritis es una de las enfermedades degenerativas más comunes. La articulación de la rodilla es la más frecuentemente afectada con una incidencia estimada del 12 al 35% en la población general.

Es una enfermedad de múltiples dimensiones caracterizada por desgaste de la superficie articular, consecuencia de la degradación progresiva de los componentes del cartílago debido al desequilibrio entre su formación y la destrucción de los mismos.

Se caracteriza por deterioro en la superficie articular que se presenta con dolor, inflamación, crepitación (crujido), deformidad, pérdida de músculo, que al final ocasiona pérdida progresiva de la independencia, y disminución en la capacidad funcional.

Los factores de riesgo para este padecimiento se pueden dividir en factores de nivel personal como: edad, sexo, raza, estilo de vida comprendiendo dieta y ejercicio, la presencia de obesidad, y factores genéticos. Por otro lado están los factores a nivel articular que incluyen: lesiones previas (fracturas, esguinces, luxaciones, etc) mala alineación (ligeras desviaciones de rodillas hacia afuera o adentro, pisar de forma incorrecta como el pie plano entre otras cosas), distribución de la carga de forma anormal en la articulacion, u otras enfermedades (como artritis reumatoide) .

La osteoartritis de la rodilla puede empeorar otras condiciones como la obesidad, la osteoporosis, y el riesgo cardiovascular, debido a que los pacientes tienen menor habilidad de usar sus articulaciones, lo cual resulta en debilidad muscular, con una función física reducida ocasionando que la movilidad que se requiere para realizar sus actividades diarias se vea limitada. Por lo tanto favorecer la actividad física es uno de los objetivos durante el tratamiento. Se ha descrito que de los pacientes con osteoartritis, hasta el 49.3% sufren depresión, y tienen menor calidad de vida, esto asociado con la pobre actividad física, que progresivamente empeora, creando un círculo vicioso

Las modalidades de tratamiento está la forma conservadora y la cirugía. Dentro del tratamento conservador tenemos el tratamiento farmacológico y el no farmacológico. Existen diferentes medicamentos que pudieran ayudar con el padecimiento dependiendo del caso. En las opciones no farmacológicas se encuentra el ejercicio y diferentes técnicas de terapia física. Existe evidencia científica que apoya a esta última; ya que de acuerdo a resultados obtenidos, algunas técnicas utilizadas en fisioterapia condicionan formación de tejido de reparación en el sitio de la lesión, y retrasan la progresión en las primeras etapas de la enfermedad. Si el estadío de la oteoartritis es muy avanzado, la cirugia será la mejor opción.

Varios estudios, han demostrado los efectos beneficos del ejercicio en pacientes con osteoartritis, por lo que son el pilar del tratamiento conservador. Diferentes estudios han demostrado que los pacientes con osteoartritis que son físiamente más activos tienen mejor calidad de vida y niveles más bajos de depresión en comparación con sus compañeros con el mismo padecimiento pero que son menos activos, a pesar de tener niveles similares de dolor.

La valoración por parte de su médico especialista en Rehabilitación es muy importante para decidir cuál es la opción terapéutica que más le conviene; si la opción es el tratamiento conservador, le propondrá un programa donde elegirá el medio físico que le otorgará el máximo beneficio, así como un programa de ejercicio adecuado a sus necesidades; también le mencionará si será necesario de acompañar este programa de algún tratamiento farmacológico. En caso de que el tratamiento conservador no sea la mejor opción para usted, le orientará y derivará con traumatología, quien le orientará sobre el tratamiento quirúrgico. En cualquier caso es importante no olvidar las médidas de higiene articular para evitar recidivas del dolor.


Copyright by Dra. Lizbeth Espinoza 2019. Todos los derechos reservados.