);

Rehabilitación & Fisio

BLOG



08/Dic/2021

La escoliosis se define como una curvatura lateral de la columna vertebral con un ángulo igual o mayor a 10° observado por radiografía. La escoliosis usualmente se desarrolla antes de la pubertad y lleva a una deformidad en 3 dimensiones.escoliosis

Las causas de la escoliosis no se han podido establecer de manera definitiva, las principales hipótesis incluyen factores genéticos, hormonales, óseos, alteraciones de tejido conectivo y del sistema nervioso autónomo. La escoliosis puede clasificarse de acuerdo a su causa, y de estas la idiopática (de causa desconocida) corresponde al 80% de los casos, ésta a su vez se divide en tres subgrupos de acuerdo a la edad de presentación: infantil, juvenil y del adolescente.

Dentro de los síntomas comúnmente presentados en la escoliosis se encuentra el dolor de espalda que puede estar presente entre el 60 y 80% de los casos. La alteración del mecanismo respiratorio es otro de los principales síntomas ocasionado por cambios en la pared torácica y la estructura de la columna. Dentro de estos cambios tenemos: la rotación de la columna y la distorsión en la pared torácica con alineación anormal de las costillas ambos afectando su elasticidad y tamaño.

Los grados de la curvatura y el potencial de incrementarse deben ser de prioridad antes del establecimiento del tratamiento, por lo que se deberá de tomar en cuenta factores como el pico de crecimiento del paciente, el tipo de curvatura (simple o doble) y la localización de la misma (lumbar, dorsal, cervical), además del sexo del paciente.

El tratamiento no quirúrgico en el manejo de la escoliosis idiopática en la práctica actual comprende una variedad de modalidades terapéuticas, que incluyen ortesis, ejercicios específicos para escoliosis y estimulación eléctrica. La cirugía se sugiere para pacientes con características muy específicas.

Algunos autores han demostrado que el ejercicio es el tratamiento conservador más efectivo. Los ejercicios específicos para escoliosis, proveen estimulación sensoriomotora y cinestésica, corrigiendo los patrones anormales de respiración presentados en la escoliosis,  ayudando al paciente a mantener la correcta postura en las actividades de la vida diaria. Algunos estudios han reportado que mejoran la alineación de la columna y la asimetría de las costillas, corrigen la postura y la mantienen a través de las diferentes actividades. Los ejercicios de fortalecimiento activan a los músculos que se corrigieron, mantienen la estabilidad de la columna y mejorar el balance muscular.

Por este motivo es importante que ante este padecimiento busque la valoración de su médico especialista en Rehabilitación, quien le solicitará los estudios correspondientes y determinará la mejor opción de tratamiento; y si la opción fuera la terapia física, le realizará un programa individualizado que mejorará su condición.


08/Dic/2021

 trisomia-21El síndrome de Down o trisomía 21, es un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra en el par del cromosoma 21, en vez de los dos habituales, es decir 47 cromosomas en lugar de 46

Debe su nombre a John Langdon Haydon Down que fue el primero en describir esta alteración genética en 1866

La posibilidad de tener un hijo con síndrome de Down varía con la edad de la madre, así en mujeres de 25 años es de 1 por cada 2000 nacimientos, en mujeres de 35 años es de 1 por cada 200 y en mayores de 40 años, es de 1 por cada 40.

El niño con síndrome de Down se caracteriza por presentar ciertas características físicas que han sido muy bien descritas, tiene mayor riesgo de presentar algunas malformaciones, presenta mayor vulnerabilidad ante algunas enfermedades y tiene una discapacidad física e intelectual de diferente magnitud entre los individuos con este síndrome genético, por lo que requieren de un seguimiento médico estrecho para poder realizar prevención, diagnóstico y tratamiento oportuno de las distintas condiciones de salud que les afectan.

En ellos se presentan cambios a nivel cerebral como diferencias en el número de neuronas, tamaño del cerebro y retraso en la maduración, condicionando retraso en el desarrollo motor, especialmente después del sexto mes de vida, donde algunos hitos se lograrán de forma tardía en comparación con otros niños de su edad, porque requerirán de más tiempo y esfuerzo para lograr la actividad

Dentro de estos puntos será notorio que los niños con síndrome de Down tienen problemas para lograr pararse, guardar el equilibrio y caminar, esto es importante porque la marcha le da independencia al niño, y afecta su desarrollo cognitivo y social. Este retraso se ve influenciado por la hipotonía (sus músculos tienen menor fuerza por una menor contracción muscular), hiperlaxitud ligamentaria (las articulaciones se mueven más de lo normal), y falta de equilibrio (por alteraciones cerebrales) por lo que un programa de terapia física individualizado se vuelve fundamental para su desarrollo. La estimulación temprana, tiene por objetivo enseñar habilidades para el aprendizaje y comportamiento y tiene su mayor efectividad cuando se inicia los primeros meses de vida, de ahí la importancia de un adecuado seguimiento, ya que el retraso en la adquisición de hitos del desarrollo y la deficiencia intelectual, en la mayoría de los casos es leve a moderada, pero puede variar con en el tiempo, y ser influenciada por factores ambientales (como la adecuada estimulación) y de salud (enfermedades asociadas).imagen-down

El médico especialista en Rehabilitación le orientará sobre todos los aspectos de salud relacionados en los que hay que tener cuidado, y le canalizará hacia las otras especialidades médicas de las que se apoyará para el adecuado seguimiento y cuidado del niño con síndrome de Down, ya que el propósito de la rehabilitación es ayudarlos a mantenerse sanos y mejorar su calidad de vida lo más tempranamente posible

 


08/Dic/2021

paralisis-facialLa lesión del nervio facial, resulta en una parálisis o debilidad muscular de la mitad de la cara.

Debido a que el nervio transmite información sensitiva, motora y parasimpática, la parálisis facial resulta en una alteración funcional y cosmética, que se puede acompañar de resequedad de ojos, intolerancia a sonidos fuertes, alteración en el gusto, aumento o disminución en la salivación, alteración en la fonación, y dificultad en el control de la comida en la boca.

Como resultado, la pérdida de la función del nervio facial, altera de manera importante la imagen corporal de la persona y su habilidad para comunicarse y expresar emociones; también altera la visión debido a la pérdida del reflejo de parpadeo y limita la habilidad de ejecutar algunas actividades de rutina como comer y tomar líquidos.

Puede afectar gente de cualquier edad, con una predominio entre los 40 y 49 años.

Se han propuesto varias hipótesis en cuanto a su causa, dentro de las que se encuentra una infección viral latente o reactiva ( por ejemplo el virus del herpes), un fenómeno de menor irrigación de sangre (relacionada con hipertensión arterial y diabetes mellitus) eventos como el embarazo, golpes o lesiones en cara, o de causa desconocida como la llamada parálisis de Bell o idiopática, que es la forma más común, representando el 70% de los casos

Existen varias alternativas de tratamiento dentro de las cuales se encuentran los medicamentos, y la Rehabilitación. Dentro de esta última existen varias técnicas que se pueden utilizar, sin embargo fundamentalmente se trata de la reeducación a los músculos del lado de la cara afectado

Los músculos de la cara tienen una capacidad limitada de proporcionan información propioceptiva al cerebro por lo que otra alternativa dentro de la Rehabilitación es la reeducación con feedback y electromiografía de superficie, que de acuerdo con algunos autores tiene mejores resultados y se ha reportado como uno de los métodos más eficaces para reeducación neuromuscular, disminuyendo o eliminando complicaciones que se pueden presentar con otros métodos

Dentro de las complicaciones que se pueden presentar están las llamadas sincinesias, que son movimientos no deseados que se presentan durante un movimiento voluntario, o bien un espasmo hemifacial que se trata de contracciones rápidas e irregulares en la mitad de la cara afectada y que no se pueden controlar de forma voluntaria

El pronóstico de recuperación se encuentra en relación a la causa, así, la parálisis de Bell va seguida de una recuperación en un 70% de los pacientes , sin embargo cuando la parálisis es por causa traumática, el porcentaje no es tan bueno, y hay un porcentaje que no se recupera, y es en ellos en quienes es importante realizar una serie de estudios que ayuden a determinar la causa y pronóstico

Por lo tanto, el tratamiento debe ser integral y debe incluir, determinar la causa, severidad de la lesión, y valorar todo el contexto de la parálisis como, la duración del padecimiento, así como la variedad de los factores biopsicosociales que puedan influir. Pues al final, el restaurar el movimiento facial tiene muchas implicaciones en la calidad de vida de la persona.


08/Dic/2021

El evento vascular cerebral, comúnmente conocido como embolia, es la causa más importante de discapacidad perma­nente en el adulto, la segunda causa de demencia tras la enferme­dad de Alzheimer, y el motivo más frecuente de hospitalización neurológica.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, constituye la segunda causa de muerte y su aparición se incrementa de forma progresiva con cada década de vida que pasa después de los 55 años de edad. El evento se puede volver a presentar en un 10 a 20% de los casos en los siguientes dos años.

Se trata de un cuadro de inicio súbito, con un déficit neurológico focal, aunque ocasionalmente puede presentarse con progresión gradual.

Las manifestaciones dependen del sitio del cerebro que se afecta aunque frecuentemente son de un solo lado, e incluyen problemas para hablar o entender lo que se dice, problemas para ver, falta de fuerza de una parte del cuerpo y pérdida de la sensibilidad

Existen factores de riesgo para este padecimiento y estos corresponden a todas aquellas características biológicas o hábitos que condicionan mayor probabilidad de presentarlo. Algunos se pueden cambiar (modificables) y otros no(no modificables)

Son factores de riesgo modificables la presión arterial alta, el tabaquismo, la diabetes, el colesterol alto; algunos hábitos dietéticos como el excesivo consumo de sal, grasas, y la deficiencia de vitamina B.

Los factores de riesgo no modificables son la edad (aumenta al doble en cada década de vida a partir de los 55 años), sexo (los hombres tienen mayor riesgo), antecedentes en la familia (da mayor susceptibilidad)

Son factores protectores el consumo de pescado al menos una vez por semana y el consumo de tres o más piezas de fruta al día; así como el ejercicio moderado, durante al menos 30 minutos diarios.

Un elevado porcentaje de personas que sufre un evento vascular cerebral queda con alguna secuela, como por ejemplo falta de movimiento de una parte del cuerpo, problemas de equilibrio, de memoria, en el aprendizaje, problemas para hablar, dolor o alteracio­nes emocionales. Esto ocasionará que entre un 35 y un 45% de las personas se vuelva dependiente en forma parcial o completa para realizar sus actividades de la vida diaria

Aproximadamente el 50% de las personas que tuvieron un EVC, necesitará de rehabilitación por presentan limitaciones físicas que repercutirán en su desempeño diario, tanto en actividades del hogar, trabajo, actividades recreativas y en general en su participación en la sociedad.

Los programas de rehabilitación, siempre dirigidos por el médico especialista en Rehabilitación, se pueden iniciar desde que el paciente se encuentra hospitalizado, con el objetivo de disminuir complicaciones que se pueden presentar por la falta de movimiento. Y una vez que se da de alta se realiza un programa individualizado para tratar de organizar su funcionamiento, y readaptarlo a su ambiente, evitando el sedentarismo, volviendo menos evidente la deficiencia resultante y aprovechando las capacidades residuales; al mismo tiempo que se alienta a una prevención secundaria que es la modificación y tratamiento de aquellas condiciones que provocaron el evento vascular cerebral y que de continuarse incrementarían la posibilidad de presentar uno nuevo.


Copyright by Dra. Lizbeth Espinoza 2019. Todos los derechos reservados.